13 ago. 2010

El amor puede ser una enfermedad


Enamorarse puede producir el efecto de una dosis de droga. Si el enamoramiento se prolonga más de seis meses, puede llegar a ser patológico e incluso podría llevar a padecer algunos desórdenes mentales.


El comienzo del enamoramiento puede producir el mismo efecto en el organismo humano que el recibir una dosis de cocaína, droga que es un poderoso estimulante.
El famoso filósofo y ensayista español José Ortega y Gasset definió alguna vez al amor como "una especie de imbecilidad transitoria, un estado de angostura mental, de angina psíquica".
Según los estudios científicos, cada vez que incurrimos en esa maravillosa pero enloquecedora imbecilidad amorosa, "perdemos la cabeza", debido sobre todo al cóctel químico de testosterona, estrógenos, feniletilamina, dopamina y otras sustancias hormonales y neurotransmisoras que se liberan en nuestra sangre y recorren desenfrenadamente todo nuestro organismo.
Mientras perdemos la razón, se acelera nuestro corazón, pensamos de manera obsesiva y recurrente -prácticamente sin poder ni querer hacer otra cosa- en la persona querida, sufrimos altibajos emocionales, nos desprendemos de nuestras inhibiciones, sentido del ridículo y sentido común y nuestro nivel de tolerancia a la tontería se eleva en grado superlativo.
Algunas investigaciones recientes en las Universidades de California y de Nueva York sugieren que ese hermoso, pero pasajero estado en el que a la mayoría nos gustaría sumirnos reiteradamente, también guarda ciertos paralelismos con algunas dolencias e incluso con adicciones a ciertas drogas.
El doctor Hagop Akiskal, un psiquiatra de origen sirio reconocido en Estados Unidos por sus investigaciones sobre la influencia de la evolución y la bioquímica en las relaciones humanas, ha estudiado a las personas enamoradas, descubriendo que sus niveles de serotonina, una sustancia del sistema nervioso, eran similares a las de las personas aquejadas de un trastorno obsesivo-compulsivo o incluso a las que padecían depresión.
Según Akiskal, quien recuerda que las pasiones amorosas han sido definidas como una locura temporal por pensadores como Platón y San Agustín, "el enamoramiento tiene varios síntomas característicos: la persona no puede dormir, no puede concentrarse en otros temas y sólo tiene una obsesión: la persona de la cual se halla enamorada".
En opinión de este investigador de la mente humana, quien trabaja en la Universidad de California, en San Diego, "a los seis meses se puede seguir con la misma pareja, pero habría que sospechar que puede existir algún trastorno patológico si siguen los síntomas del enamoramiento extremo. Conviene que este estado sólo dure pocos meses porque, si no, se sufre demasiado".
Por su parte, otra investigación impulsada por el psicólogo Arthur Aron de la Universidad de Nueva York (EE.UU.) ha comprobado que el comienzo del enamoramiento puede producir en el organismo humano "el mismo efecto que el recibir una dosis de cocaína, droga que es un poderoso estimulante del sistema nervioso y además suprime el hambre en quien la consume".
A los participantes del experimento les mostraron imágenes de las personas de quienes estaban enamorados y en ese instante se registró la actividad de su cerebro por medio de una tomografía, comprobando que, al motivarse, una determinada área se inundó de dopamina, una sustancia que aparece en la sangre cuando experimentamos sensaciones agradables como el hacer el amor, comer chocolate o consumir ciertas drogas.
Cuando una persona se enfrenta a estas y otras situaciones, de placer o bienestar, en su sangre se liberan después las hormonas oxitocina y vasopresina, que estimulan el desarrollo del contacto emocional entre los individuos enamorados.
La oxitocina surge cuando dos personas se miran a los ojos durante un lapso prolongado, se funden en un abrazo o mantienen relaciones sexuales, mientras que la vasopresina interviene en la formación de los vínculos emocionales en los hombres.

*************************************************************************
Chic@s... este articulo lo encontre en la red y me parecio interesante, por eso lo publico aqui. Asi que ya saben... mejor que no dure por mas de 6 meses... Jeje

4 comentarios:

DarkAngel dijo...

Creo que ya estoy muy enfermo entonces jajajaja, te quedó muy bien tu blog, Saludos.

Alexander Ulloa dijo...

Como siempre una maravillosa entrada..

Amiga, te aviso que ya puedes leer, si gustas un nuevo capítulo de mi novela corta..

Te pego el enlace: http://creatividadyletras.blogspot.com/2010/08/regreso-casa-parte-3.html

Te dejo un fuerte abrazo y mi amistad♥

Victor E. Alonso Alvarez dijo...

Teorias... y estudios... la ciencia dia a dia luchando por entender lo inexplicable... " y tanto esforzarse bajo el sol, y todo era vanidad" dijo Salomon (**Nota: pueden haber variantes en la cita, mas el mensaje no se altera. Lo extraje de mi memoria jeje**) No me hace falta entenderlo, quizas se volveria monotono y aburrido.

y para que por 6 meses?

en este caso les aplicare las palabras de bienvenida de este blog (con el permiso de la administradora)

"NO LO INTENTES!!! HAZLO O NO LO HAGAS PERO NO DIGAS "LO VOY A INTENTAR."

jeje nos estaremos viendo :)

INFECTADO CERO dijo...

Muy buena entrada. Y además muy buenas reflexiones. Besos infectados