21 nov. 2010

Capitulo 1. Laberinto de pasiones


 
_ Lleva así dos semanas, Prue no va a despertar, tenemos que hacernos a la idea de una vez por todas.

_ ¡¡¡Cállate Sophie!!! No entiendes nada, si Prue no despierta el poder no prevalecerá y peor aún, si ella muere nos podemos despedir nosotros también de todo lo que nos rodea, de nuestros poderes.

_ No seas tan dramático Charly…

_ ¿Qué no sea dramática Sophie Delaware? Si bien nos va, seremos humanas otra vez, escoria de este planeta.

_ ¿Estàs de broma, no?

_ Tenemos que hacer que despierte

_ Pero ella no quiere despertar, Charly

_ ¿A qué te refieres con que no quiere?

_ Date cuenta Charly, Prue es la más poderosa de todos nosotros a pesar de su apariencia…

_ ¿Qué tiene que ver eso con que despierte?

_ Si ella quisiera despertar ya lo habría hecho, no hubiera tenido ningún problema para salir del laberinto.

_ Pero entonces ¿crees que aun este sufriendo?

_ ¿Cómo te sentirías tu si fueras el responsable de la muerte de…?

_ Ni lo digas… hubiera muerto hace mucho

_ ¡¡¡Claro!!! Ella sigue viva solo por mantenernos a nosotros aquí

_ Lo sé, pero…

***


POV Prue

_ ¡¡¡Sophie, Charly déjenme dormir!!! – les grite a mis dos amigos, pues me encontraba muy cansada para seguir su conversación y encima discutían afuera de mi habitación, ¿acaso no podían irse a otro lado?

Lleva así dos semanas…

_ Sophie vete a gritar a otro lado y déjame dormir diez minutos mas – le dije aun somnolienta a esa fastidiosa de Sophie

¡¡¡Cállate Sophie!!!

_ ¿Tú también Charly? – me levante como zombi de mi cama y abrí la puerta de la habitación de un solo golpe, tenía que echarlos de allí si realmente quería seguir durmiendo un poco más. Pero no había nadie allí afuera, lo que se dice nadie… - ¿Charly, Sophie?

Literalmente no había nadie, ni siquiera estaba en el castillo Hildegart.

_ ¿Qué pasa aquí, dónde están todos? – estaba a punto de sufrir un ataque de ansiedad, de esos de los cuales había sobrevivido apenas

_ Tranquilízate Prudence

_ ¿Quién… Melisa? – Melisa había sido mi maestra cuando yo era apenas una niña, ella me enseño todo lo que se, desde el hechizo para cambiarme de ropa hasta el conjuro para encerrar al demonio más poderoso que podía existir. Era una mujer muy hermosa de piel oscura y cabellos largos que casi le llegaban a la cintura, lástima que murió muy joven, protegiéndome, ese era uno de los más grandes pesos que seguía cargando en mi interior, no pude hacer nada para protegerla ni siquiera para salvarla, desde entonces lo único que hago es proteger a mi familia, no quiero perder a nadie más.

_ Hola querida

_ Pero si tu… - ni siquiera podía pronunciar la palabra muerta, me dolía tanto

_ Si, si, ya se estoy muerta, pero no debes de preocuparte Prue, debes entender que no fue tu culpa, cumplía con mi deber y si tuviera que hacerlo de nuevo lo haría, eres mi niña más hermosa y más poderosa, eres la elegida.

_ Pero… ¿eso quiere decir qué estoy muerta?

_ No querida Prue, aun no es tu tiempo, pero si no despiertas pronto, tú y todos nosotros a los que con tanto amor protegiste con tu sacrificio perderán sus dones y la guerra estará perdida, no habrá nada que hacer.

_ ¿Despertar?

_ Si Prue, tienes que cruzar el umbral que hay al final del laberinto y tienes que darte prisa antes de que todo se ponga peor…

_ ¿Y si no quiero despertar? Es tan doloroso vivir sin él, que no sé cómo puedo continuar de pie.

_ Lo sé querida, sabía que esto era posible así que repite esto y cuando despiertes habrás olvidado todo aquello que te detiene a cumplir tu deber, serás la hechicera más poderosa, pero haber de advertirte no podrás volver a él, jamás. ¿Entiendes Prue?

No sabía que pensar, no sabía qué hacer; pero Melisa tenía razón, si no salía de aquel lugar nada tendría sentido, así que con el dolor más grande que puede sufrir el alma acepte

_ Lo entiendo, estoy lista

_ Muy bien querida repite… “te quise y todavía te quiero pero ahora es mi momento, vete sombra del pasado que conmigo no has estado”

Y así lo hice, claro que aun seguía doliendo

_ Melisa yo no siento nada distinto

_ Calma Prue, el hechizo surtirá efecto cuando salgas de aquí, ahora tienes que irte ya no queda tiempo y ten cuidado, en aquel laberinto te encontraras con tu peor enemigo, tienes que ser fuerte y prepararte para lo peor; si no acabara contigo. Confía en tus sentidos y en tus seres queridos. Anda… ve, no pierdas mas el tiempo

Melisa me abrazo tan maternalmente como siempre lo había hecho, no podía dejarla ir, no ahora que la había recuperado, pero me soltó y pude ver sus lágrimas rodar por sus bellas mejillas, me dio un beso en la frente y me despidió

_ Cuídate hermosa, ten cuidado y recuerda, el poder siempre estará contigo – no entendí muy bien esta ultima parte y cuando estaba a punto de preguntarle ella desapareció, en su lugar solo quedo la oscuridad que me abrazaba y que no me dejaba avanzar; detrás de mi… un enorme laberinto que no sabía que sorpresas me traería.

Camine hacia el laberinto poco a poco, tenía miedo. En cuanto puse un pie en el último escalón una luz llamo mi atención.

Querida Prue, tienes que despertar te necesitamos… - escuche la voz de Charly a lo lejos, me estaban llamando, cuánto tiempo había estado aquí y lo peor, cuánto mas pasaría dormida, tenía que darme prisa, así que me arme de valor y empecé a caminar. Se escuchaban ruidos extraños pero tenía que ser fuerte, por todos.

Caminé utilizando un viejo truco de la academia, recorrer el laberinto con una mano pegada a una de las paredes, así no pasaría dos veces por el mismo lugar, caminé por varias horas o eso creí…

_ Tonta hechicera, eso no te servirá de nada, no será tan fácil como crees

_ ¿Quién eres?

_ Tú peor enemigo jajaja

_ ¡¡¡Si claro!!! ¿Tú y cuantos más? – le dije con el mismo tono que utilizaba, no podía permitir que sintiera mi miedo, eso nunca

_ Solo yo princesita, solo yo… jajá – esa voz era tan aterradora que casi me desmayo

_ Muéstrate o déjame seguir

_ Tu no entiendes princesita, de aquí no pasaras y tú serás la única culpable de la muerte de todos los que te rodean, no podrás cumplir con la misión que se te ha encomendado, eres tan débil como Melisa, bruja tonta que perdió la vida por una chiquilla malcriada como tu

_ Tú no sabes nada de Melisa, ella era como mi madre no tienes derecho – una luz me rodeo entonces y esa parte del laberinto se ilumino, pude ver a la dueña de esa aterradora voz, era la viva imagen de…

*************************************************
Chic@s perdonen la tardanza, espero que sea de su agrado, por favor si les agrada haganmelo saber y si no, pues tambien, recuerden que sus comentarios son los que me alimentan...

4 comentarios:

Alexander Camelot dijo...

QUERID@ AMIG@:

PASO A VISITARTE PARA DESEARTE UNA BELLA SEMANA.
GRACIAS POR TUS VISITAS Y COMENTARIOS A MI BLOG. EL RELATO TE HA QUEDADO FANTASTICO!


Deja que el viento corra con fuerza.
deja que rompa la calma del páramo.
deja que tengas mi amistad sincera...
deja que cambie el amargo pasado.
déjate guiar por una nueva estrella...
deja ya de ver los sinsabores amargos.
deja que te abrace una felicidad nueva.

¡Un enorme abrazo!

_ALEXANDER_

irene dijo...

¿que si me agrada? vaya esta impresionante cariño, cuantas preguntas despierta en mi mente y cuando dijo lo de "tu y cuantos mas" jajajaja increible, ya veo que eres muy vengativa, porque me dejaste con las ganas de mas, eso no se hace, eres mala malisima, jajaja
bueno estare al pendiente para saber como surgen las cosas
besos mi reina
TKM
Irene

Mack dijo...

Realmente cada vez sorprendes mas, siempre mostrando mas de lo que se espera, sin duda muy bueno algo que nadie puede negar, saludos y espero el proximo con ansia, necesito ver quien es, que quiere y por que save tanto.

KaRoL ScAnDiu dijo...

Pues si me agrada?? quçe decirte.. la historia promete y mucho... quiero saber más de Prue y las otras:D

Cada vez lo haces mejor mi querida Poettes:D

kisses..