24 jul. 2014

Capitulo 5. Numero desconocido


No dejaba de pensar en Cesar y en Lucas, ni siquiera en la nota “Te volviste una de ellas”; no podía creer que todo esto estuviera pasando en el primer día de clases, reencuentros, amores perdidos, una guerra declarada, una nueva etiqueta y lo más importante nuevas amigas. Este año seria que pintaba para ser el peor ciclo escolar, tal vez sería el mejor; ya no estaba sola y tenía que aprovecharlo pues no sabía que tanto tiempo podría durar.

Cesar llamó varias veces por teléfono a lo largo del día, pero ni una sola vez conteste, no quería saber que tenía que decirme, que era aquello tan importante para que ahora después de dos años tenga ganas de contarme, ¿Por qué no antes, por qué ahora? Había tantas dudas en mi cabeza y en mi corazón.

-Oye Lía, despierta; eres la única que puede ayudarnos con esta tarea – Arumi notaba como empezaba a sumergirme en mis pensamientos y me traía de vuelta, suspire.

-Muy bien chicas, pero esto es muy fácil, se los explicare nuevamente – todas eran muy inteligentes y sabia que solo estaba allí conmigo para distraerme de cualquier cosa que estuviera pensando, más exactamente, para que mis pensamientos no vagaran hacia Lucas o Cesar.

-¡¡¡Aburrido!!! – Grito Vivian – Yo no se porqué insisten en preguntarle cuando todas ya hemos terminado los ejercicios, excepto ella – sabia que eso era cierto.

-Basta chicas, en serio estoy bien – les dije lo más normal que podía, no quería preocuparlas y como no tenía ganas de poner a trabajar mi materia gris copie los resultados de las chicas.

-Tramposa – me acuso Azur

-Oh déjame ser, solo esta vez – suplique con mi mejor carita de inocente. Todas se echaron a reír, aproveche la distracción para terminar de copiar pero hasta eso se me complico, no tenia cabeza para nada.

Después de que terminamos toda la tarea o casi toda, preparamos unos pequeños aperitivos, aun teníamos un poco de luz solar y podíamos disfrutarlos, mamá dijo que llegaría tarde.

-¿Y bien? – Me lanzo Vivian - ¿nos contaras que tienes planeado para las “plásticas”?

No esperaba ese giro en mis pensamientos y como por arte de magia mi cerebro empezó a carburar.

-Sabotaje, pero no tengo más ideas, esperaba que pudieran ayudarme con eso pues hasta esta mañana no pensaba declararles la guerra solo salir de su radar.

-Muy bien, ¿Qué tal si empezamos desde abajo? Según lo poco que he podido ver Sophy es la líder de esas cuatro, pero para que un líder pueda existir debe de tener seguidores, así que sugiero que empecemos por sus compinches

Quién diría que Arumi, la inocente del grupo, sería tan buena estratega

-Yo estoy de acuerdo pero como haremos… cualquier cosa que hagamos

Todas nos quedamos con cara de “y eso qué quiere decir”. Nos miramos una a una y comenzamos a reír, incluso Azur que se había expresado no muy bien.

-Yo tengo un plan… - todas volteamos a ver a Vivian que parecía estar muy concentrada en su celular.

Un teléfono empezó a sonar

-Ya contéstale, ya me tiene harta de que te este llamando cada cinco minutos, ¿acaso no comprende que es tarde de chicas? – Vivian parecía que estaba enojada

Mire el celular, pero no era Cesar, era un numero que no tenia registrado, un número desconocido.

-¿Diga? – conteste no muy segura, pero si era Cesar llamando de otro numero le colgaría, no estaba preparada aun para hablar con él.

-Hola preciosa, ¿Cómo estás? – esa voz se me hacia familiar pero no podía identificar de quien se trataba.

-Perdón, ¿Quién habla? – de quién es esa voz

-Uy, para la otra no te vuelvo ayudar con las indicaciones – ¡¡claro!! Esa es la voz de Adam

-Hola, Adam, perdón es que por un momento no pude identificar tu voz – esperen ¿Cómo consiguió mi numero? Él me lo había dado, no al revés

-No te preocupes preciosa, solo quería saber cómo te fue en el primer día de clases – ouh un chico que se preocupe por ti, qué hermoso.

-Muy bien gracias, solo unas pequeñas sorpresas

-Si, algo así supe

-¿Qué, cómo? – Esto me empezaba a asustar un poco –Oye espera un minuto, ¿Cómo es que conseguiste mi numero? Yo jamás te lo día

-Oye preciosa, eso no te lo diré, hasta alguien como yo tiene sus contactos. Lamento no poder hablar más contigo, tengo que hacer los deberes o tendré malas notas, y no creo que te guste tener un novio con bajas calificaciones

Antes de que pudiera decirle algo o por lo menos que pudiera reaccionar a lo que me dijo, se despidió y colgó. Después de esa extraña conversación decidí registrar el número, no quería más sorpresas, y también registre los números de las chicas.

-Entonces Vivian, ¿Cuál es el plan?

Vivian me miro divertida, como si me hubiera jugado una mala pasada de la que yo no estaba enterada.

*****
Chicos no olviden dejar sus comentarios


No hay comentarios: