31 jul. 2010

Numero privado



El viento soplaba con una suave brisa,
me deleitaba con los sonidos de la noche,
y escuche tu voz pronunciar tu nombre,
puse más atención pero el sonido desapareció.

Y entonces el teléfono sonó,
un numero privado (¿Bueno, diga?)
Por unos segundos hubo un silencio mudo,
estuve a punto de colgar,
de pronto una melodía que yo conocía muy bien
empezó a sonar del otro lado del auricular.

Al terminar esa canción
que un día escribiste para mí
me di cuenta que de mis ojos
surgía agua salada
eso que llaman lagrimas.

(¿Estas allí, me escuchas? Responde por favor)
Solo escuche a lo lejos una voz,
un inarticulado te amo.

Colgaste el teléfono
y solo pude sonreír
porque aun piensas en mí
porque aunque no estemos juntos,
tú me amas a mí.

Es hora mi amor que dejemos de sufrir,
es hora de que vuelvas a sonreír,
ya es hora mi amor que me dejes partir
para que así puedas ser feliz.

No hay comentarios: