12 ago. 2010

JARDIN



Esta historia llegó a su final
desde el mismo instante en que comenzó,
te encargaste de sembrar
las semillas de la esperanza, del amor.

Arrancaste de raíz cada brote
y allí donde tus pies pisaron
solo tierra árida dejaron.

No me vengas con que te perdone,
allá donde decidiste marchar
hay un jardín que espera por ti,
anda y ve, desaparece ya de aquí.

La rosa que creció,
será la misma que acaricies
cuando en otro jardín te encuentres
y entonces te acordaras
de la que acabas de dejar atrás.

Las semillas sembraste
y no serás tú quien las coseche,
solo las de esperanza y amor
esas fueron las que dejo Dios.

Anda y ve,
siembra otro jardín,
al mío no regresaras
de eso me encargo yo.



************************

 Mis querid@s amig@s aqui  les dejo uno de mis tantos poemas, espero les guste...

3 comentarios:

Primavera en Otoño dijo...

Muy bonito tu poema.
Cuando una relacion la das por concluida que lo unico que has recibido es poco amor, mejor es cerrar ese circulo que nos tiene amargadas y asi podemos volver a vivir, y seguro que vendra un buen jardinero que cuidara con esmero y dedicacion de tan bello jardin.
Primavera

Gabriela dijo...

Me encantó... es hermoso, muy maduro y sensible... concuerdo con lo que dice Primavera.

:)

Paty dijo...

Me gustó!

Wow, un poema hermoso con un tono de "lárgate que ya no te quiero".

Qué talento! Iré leyendo todo el contenido de este hermoso blog de a poco.

Felicidades.