24 jun. 2014

Capitulo 3. Eramos buenos amigos


Éramos buenos amigos.

Corrimos hasta la cafetería más cercana, tenía la firme intención de saltarnos la siguiente clase pero eso equivaldría a dar todo por perdido antes de empezar.

Para que Arumi se lograra tranquilizar caminamos lentamente hacia el salón ya que estaba como histérica por oír como le había hablado a Sophy.

-¿Cómo te atreviste a hacer eso? Es Sophy de la que estamos hablando y créeme que no es de las que se quedan sentadas sin hacer o decir nada, se va a vengar y nos va a salir muy caro todo esto.- gritaba Arumi como poseída

-¡Quieres tranquilizarte por favor! – yo también estaba alterada pero no podía darme el lujo de que las chicas lo notaran. Vivian y Azur estaban como si nada hubiera pasado pero podían ver la desesperación en el rostro de Arumi y no quería que ella pasara por lo mismo que pase yo cuando era el juguete de las “plásticas”; de tan solo pensarlo me daban escalofríos.

-Creo que vamos a llegar tarde a la siguiente clase, ¿estás segura que aun quieres entrar? – Azur se dio media vuelta y me hablaba mientras caminaba hacia atrás.

-Tú sabes tan bien como yo que debemos hacerlo, si no esa bofetada no habrá valido de nada y seria nuestra ruina

-Dirás TU ruina – dijo Vivian sin siquiera voltear

-La de todas, las cuatro estábamos allí y ahora no podemos dar marcha atrás – esa era Arumi. No podía creerlo, me detuve en seco, aunque seguía caminando junto a mí con la cabeza gacha sonaba en su voz una determinación que me hizo estremecer.

Cuando llegamos al salón, la clase ya había comenzado, nos quedamos mirando la puerta cerrada sin saber quién iba a tocar. Arumi se abrió paso entre nosotras, con un gran suspiro toco la puerta.

-Adelante – el joven que estaba parado frente a todo el salón era muy apuesto, lo había visto en algún lado pero no lograba saber en dónde, busque con la vista al profesor hasta que me detuve en la persona mayor que estaba recargado en la pared de atrás del salón. –Señoritas, es la última vez que llegan tarde a mi clase, la próxima vez no les será tan fácil que las deje pasar

Las cuatro asentimos en silencio y los murmullos no se hicieron esperar pero duraron muy poco pues el profesor Enrique, eso decía en el pizarrón, los silencio a todos. Sophy me miraba con odio desde su nuevo lugar.

-Puedes continuar por favor – le dijo al chico al frente del salón

Nunca había prestado atención a los chicos, en especial a los de mi salón, si pretendía salir con alguien mejor que fuera alguien que no tuviera que estar viendo durante las horas de clase. Pero este chico en particular, sabía que lo había visto en algún lugar pero no recordaba en donde.

-Mi nombre es Lucas, me gustan los deportes y soy bueno en todas las asignaturas, en especial Literatura y Matemáticas

¡¡Oh no!! Presentaciones no por favor

-Muy bien, eso es todo. Espero que la próxima vez ponga más atención a las clases – al parecer era lo último de su presentación, me había perdido todo lo que ese chico había dicho

Lucas, Lucas, su nombre es Lucas. Como podía haberme olvidado de él, había cambiado tanto durante estos dos últimos años que no lo había reconocido, pero seguro él tampoco me había notado, no después del cambio de estilo.

****
Flashback

-Eres un tonto Lucas y te apuesto lo que quieras a que terminaras siendo novio de alguna de ellas.

-Es que parece que no me conoces, tú crees que soy tan superficial como el resto del equipo de futbol, pero no me interesa ninguna de ellas.

Un par de días después de esa discusión Lucas no volvió al colegio, al principio pensé que solo estaría enfermo pero cuando acudí a su casa y me asome por el enorme ventanal, esta estaba totalmente vacía. No lo podía creer, se había ido sin decir ni una palabra, sin decirme adiós.

Corrí a casa de Cesar, uno de nuestros mejores amigos, pero él no quiso decirme nada. Sabía que algo me ocultaba pero no sabía por qué lo hacía.

-Por favor Cesar, dime qué pasa, dime si Lucas está bien – le suplicaba con los ojos llorosos

-Lo siento Lía pero no puedo decirte nada, se lo he prometido. - Y sin más cerró la puerta de su casa en mis narices

Al principio creí que era un tipo de broma planeada por aquellos dos pero no podía explicarme lo de la casa completamente vacía. Me martirice durante meses pensando que había sido mi culpa. Después me di por vencida y decidí olvidarme de ambos y seguir con mi vida

Fin del Flashback
****

Lucas caminaba a su asiento, uno muy alejado de la entrada y del resto, tal vez era el último lugar que había quedado desocupado o tal vez no. Al pasar por mi lugar deposito una pequeña nota en mi escritorio. Lucas compartía el lugar con Cesar un buen amigo de ambos aunque yo me había alejado de él cuando no quiso decirme lo que había pasado con Lucas hace dos años; Cesar me miraba fijamente con una luz extraña en los ojos  yo solo desvié la vista hacia la nota.

“Te volviste una de ellas”


Arumi me codeo pero no podía dejar de mirar esas palabras.

*****************************************************************

Chicos y chicas, recuerden que sus comentarios alimentan mi alma, no dejen de comentar por favor

No hay comentarios: