16 jun. 2014

Capitulo 2. Fue cuando todo cambio


En la siguiente hora me dedique a buscar el salón que me correspondía para las clases, al parecer no iba a ser necesario trasladarme a otro sitio más que a los laboratorios o talleres, pero ya conocía donde estaban, en un edificio más allá. Cuando sonó el timbre de descanso yo estaba sentada en las escaleras que daban al frente del salón, solo nos daban unos 10 minutos entre clase para comer o cosas así, claro que nunca tenias tiempo para otra cosa que no fuera ir a los sanitarios o un cigarrillo de contrabando.

Cuando vi que ya nadie salía del salón, coloque mi bolso en mi hombro y tome mi carpeta, me apresure a entrar al salón, no quería ser el centro de atención, pero no lo logre por completo, había dos chicos platicando junto a la ventana, ni siquiera se habían percatado de que había llegado así que aproveche para sentarme en una banca en medio del salón. Las bancas eran compartidas, y para mi suerte nadie reclamo el lugar cuando el timbre sonó para avisar el principio de la clase.

Los chicos y chicas de mi clase en su mayoría eran rostros nuevos, había un par de chicas mas atrás que había visto ser rondada por las “plásticas” y con eso me refiero a molestadas por ellas.

-La chica nueva tomo tu asiento, creo que tendrás que irte a otro lugar jaja – sabia de quien era esa voz pero si iba a cambiar mi actitud hacia Sophy tendría que controlarme y no salir huyendo; en lugar de eso, solo respire profundo y me gire en mi asiento para encararla

-¡Oh! No sabía que los lugares tuvieran dueño – los chicos que ya estaban tomando asiento se rieron.
Cuando Sophy me miro casi se le cae la mandíbula al piso. Claro que me había reconocido, estando allí frente a ella, me miro de pies a cabeza como si fuera un marciano y adopto su pose de chica mala por no decir estúpida.

-¡Oh miren quien se nos ha unido! – dijo con el tono más hipócrita que pudo – Pero si es tan solo la tonta de Lía – me veía a mi pero hablaba con todos los del salón que nos miraban incrédulos. – ¿Crees que por vestirte como nosotras vas a encajar en esta escuela? – me dijo acercándose a mi con todo su veneno.

-Te equivocas, me visto así porque quiero y ni tu ni nadie va a impedírmelo – estaba temblando por dentro pero ya era hora de que alguien la pusiera en su lugar.

Se escucharon murmullos en todo el salón y aun asi no podía despegar la mirada de la de ella, sabia que si lo hacia seria una derrota y seguiría tratándome como basura, ya no me dejaría de ellas.

El profesor entro y se aclaro la voz al ver a todo el mundo alrededor de nosotras, todos tomaron asientos, le di una sonrisa de satisfacción a Sophy que solo se quedo de pie.

-Srita. Sophy puede tomar asiento o ¿pretende dar la clase? – le pregunto el profesor

-Ella esta sentada en nuestros lugares – me señalo con el dedo

-Los lugares no tienen dueño ni están asignados en mi clase, y usted es la única que permanece de pie.

Sophy busco con la mirada a su perrito faldero Jenny pero esta ya estaba al fondo sentada, si las miradas mataran seguramente Jenny estaría muerta. A los 5 minutos de que la clase empezara una chica entro al salón, pidiendo permiso al profesor se acerco para tomar asiento, no había ningún otro mas que a mi lado pero la chica dudo, me veía con miedo; quite mis cosas del asiento pero seguía sin moverse.

-¿Sera que puedo continuar con mi clase? Por favor señorita tome asiento, no tengo todo el día –el profe ya se veía realmente irritado.

-Lo s…siento – logro articular la chica pero no supe a quien le pedía disculpas, si a mí o al profesor por interrumpir su clase.

La hora paso sin mayor contratiempo, cuando el timbre anuncio el siguiente descanso, las chicas que ya había visto antes se acercaron a mi y me dieron una palmada en el hombro, se sentaron en la mesa que se encontraba frente a nosotras y hablaron sin preocupación.

-Muy bien jugado Lía – me hablaban como si me conocieran de años, pero claro yo solía ser como ellas hace tan solo un par de meses.

-Disculpa la mala educación de mi amiga, su nombre es Vivian y yo soy Azur – Vivian levanto la mano como saludo

-Bueno ya saben mi nombre y ella es… - me quede a medias, no sabía cómo se llamaba la chica que compartía lugar conmigo

-Soy… soy Arumi – dijo la chica con timidez, sin mirarnos a ninguna. Parecía incomoda pero no sabía que podía estar causando esa reacción.

Las cuatro, o mejor dicho las tres charlábamos, Arumi contribuía muy poco, esta chica seria un blanco perfecto para Sophy la cual ya se había dado cuenta, había que actuar rápido antes de que esa batalla ganada se convirtiera en una guerra perdida; asi que lo hice.

-Miren nada mas chicas – esa era Sophy con se sequito de plásticas; Jenny, Lilly y Daniell; - tenemos carne fresca por aquí – y le golpeo la cabeza a Arumi quien solo cerro los puños debajo de la mesa.
Vivian, Azur y yo nos pusimos de pie de un salto y rodeamos a Arumi. Fui yo quien hablo

-Ni se te ocurra hacerlo de nuevo – mis puños estaban apretados a mis costados, Vivian y Azur solo se cruzaron de brazos de forma amenazadora.

-¿¡O si no que!? – su voz era como el siseo de una serpiente, de esas venenosas.

No pude resistir más el impulso y le solté una bofetada.

-Eso solo es una probada de que ya no podrás conmigo.


Sophy tan solo se quedo allí plantada pero sabía que ese era el momento de huir, tome a Arumi de la mano y la empuje hacia la salida, Vivian y Azur nos seguían de cerca. Así fue como le declare la guerra a las “plásticas” pero por lo menos ya no estaba sola, ahora éramos cuatro contra cuatro, el nivel del juego se había nivelado. Fue cuando todo cambio.

********************

Aqui el siguiente capitulo espero que les guste y de verdad que comenten

No hay comentarios: