14 nov. 2014

8. ¿Y ahora que hago?



No estaba muy segura de que iba a hacer con todo lo de Adam, decidí desconectarme de todo el mundo y pensar en esto tranquilamente, le envíe un mensaje de texto a mi madre avisándole que había llegado a casa y que apagaría el celular para que no se preocupará. Subí a mi cuarto, no encendí la computadora para evitar la tentación de las redes sociales y también a las chicas, sabía que me llenarían de preguntas si les contaba lo que había ocurrido, pero no tenía respuestas a esas preguntas que yo misma me hacia en estos momentos. Llené el silencio con música de la radio, sonaba "Noerestusoyyode Sonora Pop, jamás había escuchado su música antes de hoy, pero esta en especial me transportó a hace dos años cuando perdí a Lucas y a César, los dos el mismo día...
***Flashback***
-Tienes que entender Lía, él se fue y ni tú ni yo podemos hacer nada para cambiarlo – César no estaba dispuesto a decirme nada
-Entiende tú, tengo que saber, tengo que decirle que esto es mi culpa y no la de él – le dije desesperada, no quería que Lucas se fuera pensando que había sido su culpa
-De qué hablas – preguntó César, no podía decirle nada
-De nada, olvidalo, olvidame – y salí corriendo de allí
*** Findelflashback***
Sabía que aún ahora mantenerlos alejados de mi era mi culpa, pero no podía perdonarlos por mantenerse callados por más de dos años. La música seguía sonando pero no podía concentrarme en nada mas así que apague el radio, apague todo y trate de dormir.
Mantuve mi celular apagado todo el domingo, aún no sabía que iba a hacer o decir si Adam marcaba, no sabía nada de nada y no hubo tiempo para pensarlo mucho, alguien tocó a la puerta.
Por favor que no sea Adam, por favor que no sea Adam; creo que sería mi mantra hasta saber que iba a decirle o que iba a decirme, tal vez solo fue un impulso.
-¿Diga? - nadie respondió pero volvieron a tocar el timbre. Abrí, eran Lucas y César ¿y ahora qué hago? ¿Cómo escapo de aquí?
-¿Qué quieren ustedes dos aquí? - sabía que tarde o temprano los tenía que enfrentar pero este no era el mejor momento.
-No contestabas el celular y pasamos a ver si todo se encontraba bien, no te veías muy bien ayer - que descaro de Lucas
-Estaba de maravilla hasta que apareciste con... Tu amiga - no quería decirle lo que en verdad pensaba, no era buena idea
-Es tu amiga, no la mía... Tú eres la que hablaba tan cariñosamente con ella, yo solo me deje arrastrar porque no te pude ver, pero estabas muy bien acompañada - para pretextos.
-Chicos ya basta, Lía solo queremos hablar contigo - intervino César antes de que nos descuartizaramos
César se fijo en mi y me tomó del brazo
-¿Quién te hizo esto? - señaló un moretón que tenía en mi brazo
-Puedes preguntárselo a la... Amiga de tu amigo - le dije retirando mi brazo de su agarre
-Ella sería incapaz de hacer algo como eso, seguro fue tu amiguito, pero ya me las pagará cuando lo vea - Lucas defendiendo a una plástica, esto era novedad
Un par de vecinas salieron a ver qué pasaba, así que les dejé el paso libre, no les ofrecí ni un vaso de agua pues no eran bienvenidos en mi casa.
-¿Qué quieren? - no estaba dispuesta a ceder en estos momentos, mi cabeza era un caos y mis emociones eran extremistas, su bien podía ponerme a llorar o podía matarlos allí mismo.
-Ya te lo dije, solo queremos hablar y tratar de recuperar nuestra amistad - creo que César era el más calmado de los tres
-No hay necesidad, todo es pasado y es allí donde debe quedarse - les dije no muy convencida, claro que tenía dudas y quería respuestas pero no era el momento – Tal vez en otro momento, ahora tengo muchas cosas en la cabeza
-¿Cómo tu novio? - dijo Lucas en un tono que no hacia escuchado en él nunca, ni quise sacarlo de su error
-Basta Lucas, no quiero pelear con ustedes, ya no más, y si, tal vez este pensando en él- quería provocarlo, ver hasta dónde llegaba
-Que bueno porque lleva más de 10 minutos tratando de decidir si toca o huye...
¿Qué? No lo podía creer, no podía con todo ahora, me acerqué a la ventana que daba a la calle y allí estaba Adam, en la puerta y como dijo Lucas, tratando de decidir si se iba o se quedaba.
Por favor que se vaya, por favor que se vaya...
Pero Adam no se fue, y sonó el timbre... Fue Lucas el que abrió antes de que pudiera detenerlo.
Ambos se quedaron mirando, retandose con la mirada...

No hay comentarios: